soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

miércoles, 9 de mayo de 2018

La moda de meditar

Una locura recorre el mundo. Tan vieja como el tiempo. No puedes ir a ningún sitio sin escuchar la proclamación de los gloriosos beneficios del mindfulness y la meditación.
Y aún así …
Aquí estamos, en las ruinas de la modernidad...
Si el Buda u otro profeta estuviera hoy vivo, probablemente no diría: ve a meditar. 
La meditación no debe sustituir al compromiso social. El objetivo no es darle la espalda a nuestros vecinos y compañeros. Si solo fuera eso, entonces es  mejor no meditar en absoluto. Porque si hacemos eso, no estamos realmente meditando.
Todos los grandes maestros espirituales dicen: todo es meditación. Ver un atardecer, trabajar con esmero, ser honesto y amable con la gente. Todo esto es meditación. Si concebimos la meditación como algo que hacemos de vez en cuando, realmente no estamos meditando en absoluto. ¿Entonces qué estamos haciendo?
Se está usando la técnica de la meditación para fines equivocados: para escapar, huir, embotar el dolor. Esto es como meterse heroína espiritual.
Pero nadie necesita heroína espiritual si no está hecho polvo.  Entonces, ¿qué es lo que nos está haciendo polvo? ¿Es una coincidencia que el auge del mindfulness coincida con los sistemas económicos y políticos actuales a nivel mundial.
La meditación pasiva y el capitalismo agresivo y salvaje son compañeros de cama perfectos. La pasividad de la meditación es el antídoto perfecto, la máxima respuesta al capitalismo agresivamente cruel.
¿Por qué? Porque carga todo el peso de la situación en la responsabilidad personal. Estás siendo profundamente herido por instituciones rotas y líderes fracasados. ¿Qué deberías hacer? ¿Desafiarlos? ¿Rebelarte? 
No, ve a meditar. Tu dolor es tu responsabilidad. No deberías sentir dolor. Pero si aún así lo sientes, adormécelo, escapa de él, sepúltalo.
Por todo lo dicho, el mindfulness es el último producto, el más refinado, de los sistemas actuales de poder económico y político globales. 
Podemos meditar en el olvido hasta regresar a la Edad de Piedra. Pero ningún maestro espiritual digno de su comprensión diría que vale la pena.
¿Cuál es el medicamento más barato y efectivo que existe? La terapia real cuesta dinero. Las drogas reales tienen efectos secundarios. El sistema quiere eficiencia pura. Máximo beneficio sin costo alguno.
Pero eso contradice el verdadero propósito de la verdadera meditación. El propósito de la meditación no es enterrar el dolor, la injusticia, la crueldad, sino prevenirlos.
El mindfulness, tal y como se está practicando en este momento, no previene la crueldad. Más bien la excusa, la justifica, la sanciona. La heroína espiritual solo es realmente necesaria cuando se lucha en una guerra tan salvaje que el horror cotidiano debe ser anestesiado.
Un ejemplo de lo anterior es que las grandes empresas donde trabaja la mayoría de la gente Todos los días te piden que hagas cosas moralmente repulsivas, aborrecibles y profundamente dañinas para la sociedad en la que vives. Tus decisiones causan angustia a los ancianos, explotas a los jóvenes, descartas a los débiles. Y eso te duele. ¿Cómo lidias con el dolor?
Por suerte para ti, tu departamento de Recursos Humanos organiza meditaciones diarias obligatorias. Así que vete. Y aprende a adormecer un poco el dolor. Despega. Déjate flotar …  “Oye, si no hay un yo, no puedo hacerme responsable de mis lacras morales, ¿verdad?”
Entonces, al aprender a desprenderte de tus lacras morales, adormeces tu dolor. Lo que en realidad está sucediendo es que la crueldad de la cual estás haciendo parte de Forma pasiva, está siendo excusada, justificada, alentada, maximizada.
Esto no es meditación verdadera. Esto es como usar una cruz para golpear a un niño. La verdadera meditación no consiste en desentenderte de la crueldad que has generado sino, antes que nada, en aprender a no hacer daño. Es por eso que la meditación es un camino humilde y constante, no una “actividad” desconectada de tu vida.
Si realmente quieres meditar y ser realmente consciente, ¿qué deberías hacer?
El objetivo de la verdadera meditación es entrar en contacto con el verdadero yo. El yo en ti y el tú en mí. Este es el puro ser. La materia prima de la existencia.
Para llegar ahí, debes desarrollar la conciencia de la conciencia. Verte a ti mismo viendo. Esto significa que tu ojo interno se vuelve hacia adentro y entonces ves el universo reflejado en tu alma. 
Una vez que tienes un atisbo de este giro, de repente te das cuenta de que tú eres la primera víctima de toda la crueldad y la violencia que has generado. A esto se le llama karma. Y entonces te das cuenta de por qué la felicidad surge cuando te encuentras a ti mismo en los demás, y a los demás en ti mismo. Así es como es la realidad. La felicidad consiste en vivir esto aunque sea un solo instante. En este punto es cuando entiendes la que es realmente la más grande de todas las leyes universales: estoy en ti, tú estás en mí. Por lo tanto, nunca debes hacer daño a los demás. Tu acción solo debería aportar luz. Entonces, y solo entonces, puedes sentirte satisfecho, porque estás en armonía con la verdadera existencia.
Es ahora cuando te encuentras realmente en el aquí y ahora. Antes estabas perdido en la ilusión, el engaño, la autodestrucción, la ignorancia.
Solo el momento en el que amas es el instante en el que realmente existes.
Adaptado por Liliana Posso del autor Umair  Haque. 
(*) Umair Haque es director del Havas Media Labs, un instituto de investigación del sector de la industria de los medios de comunicación con oficinas en Londres, Nueva York, Madrid y Barcelona, y fundador de Bubblegeneration, una consultora boutique que desarrolla programas para inversores, emprendedores y empresas. También colabora como bloguero en Harvard Business Review, y ha sido incluido como uno de los cincuenta pensadores más influyentes de la actualidad en la reputada lista Thinkers50.

domingo, 8 de abril de 2018

Historias de Inmigrantes

VAMOS A UN PAIS QUE NOS AYUDARA Y NOSOTROS LE DEVOLVEREMOS EL FAVOR:
Un pin del Athletic en la chaqueta, en el lado izquierdo, junto al corazón. Fue lo primero en lo que me fijé cuando conocí a Nicolás Gregorio Rodríguez, niño de la Guerra, exiliado en Moscú durante la Guerra Civil. Tiene 90 años y unos meses, y con nueve llegó a Rusia. Era un chavalito de Bilbao, del barrio de Las Siete Calles (el casco antiguo), me dice. Aún tiene acento después de pasar toda su vida aquí.
En la entrada al centro español de Moscú una placa recuerda cómo la ‘Pasionaria’ organizaba en ese local las actividades de la emigración española en Rusia. “Era una mujer muy lista, muy inteligente. Yo he estado con ella decenas de veces… sabía mucho. También conocí a Irene Falcón, su secretaria, y estuve con Fidel, con el ‘Che’, con Raúl”.
Nicolás abandonó su Bilbao junto a miles de niños más, no le acompañaba ningún familiar, viajaba solo. A todos los niños y niñas les ubicaron en el Puerto de Odessa, en el mar negro, en un orfanato.
“Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, nos trasladaron a un pueblo y comenzamos a aprender una profesión. Había varias escuelas. Durante dos años estudié para ser tornero. Tenía muchas faltas en ruso, pero los españoles tenímos algunos privilegios en la Union Sovietica y, bueno, después hice ya el ‘Técnico’ que se llamaba. Luego llegó la edad del amor y me casé con una rusa”.
Nicolás cada día, a partir del verano del 41, hablaba en la Radio España Independiente -más conocida como Radio Pirenaica- para buscar a su madre. “Yo la llamaba, decía mi nombre, explicaba quién era, a ver si me escuchaba… y finalmente, mi madre me escuchó”.
En el año 1948 recibió una carta desde Argentina, no entendía qué estaba pasando. “Me preguntaba por qué mi madre estaba en Argentina, pero luego descubrí que enviaba las cartas a una persona allí y desde allí me la reenviaban con otro sobre porque estaba prohibida la correspondencia España-Rusia”.
“En el año 1968 tuve la posibilidad de ir a España. Vi a mi madre después de 31 años. Te puedes figurar cómo fue el encuentro… mi padre ya no estaba, murió”.
http://arainfo.org/del-barrio-de-las-siete-calles-a-moscu/

lunes, 5 de marzo de 2018

Virginia Wolf

Nacida como Adeline Virginia Stephen (25 de enero de 1882), el mundo entero se rindió, y aún lo hace, a los pies de Virginia Woolf. Su nombre nos trae a la mente su gran trayectoria como escritora y también su lucha particular. Considerada la madre del feminismo moderno y una de las pioneras en la integración de la conciencia en la narrativa, era  autodidacta, algo que no deslució su inmejorable legado literario. Su técnica narrativa del monólogo interior y su estilo poético destacan como las contribuciones más importantes a la novela moderna. Disfrutamos de sus cartas, ensayos y diarios, que vieron la luz una vez fallecida, y a pesar de los esfuerzos de su marido por evitarlo. A sus espaldas dejó obras magníficas, como La señora Galloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928) o Las olas (1931).
virginia woolf joven
Virginia Woolf de joven

Virginia Woolf comenzó a escribir a la tierna edad de nueve años, cuando creó, junto a sus hermanos, el ‘Hyde Park Gate News’, un periódico familiar en el que contaban los acontecimientos diarios de los Stephen. Una familia en la que no faltaron los conflictos y las complicaciones. Todo indica, y así lo reflejó de manera autobiográfica en una de sus obras, que tuvo que soportar abusos sexuales de dos de ellos y que jamás pudo superar la desconfianza hacia los hombres. Ni siquiera lo consiguió cuando contrajo matrimonio con Leonard Woolf. Un esposo que chocaba con las ansias de libertad de Virginia.
vIRGINIA WOOLF CON SU PADRE
Virginia Woolf junto a su padre
“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”
Y es eso lo único que buscaba de ese matrimonio. Una vía de escape para poder escribir tranquila. Su mejor medicina para sus ataques de nervios y depresiones que esta apasionada de la literatura sufría desde que era un inocente niña. Su vida y estabilidad mental estuvo marcada por luces y sombras, episodios que la hundían para luego resurgir. Diversos estudios médicos sostienen que Virginia Woolf sufrió trastorno bipolar, si bien en su época no había ningún tratamiento específico para tratarse.
lucha feminista virginia woolf
Virginia Woolf es considerada como la impulsora del feminismo moderno
Virginia Woolf, sin saberlo, se ha convertido en todo un referente de la lucha feminista. Su éxito demuestra que, pese a las dificultades que encontraban las mujeres para consagrarse a la escritura en un mundo dominado por los hombres, se puede conseguir. Con ocho novelas y más de una treintena de libros de otros géneros, continúa siendo una de las escritoras más influyentes de la literatura y quien más defendió los derechos de las mujeres a través de sus textos. Textos que hablaban desde el corazón.
El 28 de marzo de 1941, con solo 59 años, Virginia Woolf no aguantó más yse quitó la vida lanzándose al río Ouse, donde se ahogó. Su cuerpo fue hallado casi un mes después. Sus restos reposan bajo un árbol en Rodmell. Y su fuerza y espíritu siguen tan vivos hoy como hace 136 años.

domingo, 25 de febrero de 2018

Poeta Derek Walcott


AMOR DESPUÉS DEL AMOR
Llegará el día
en que, con júbilo,
te recibas a ti misma que llegas
hasta tu puerta, ante tu propio espejo,
y una a la otra sonriendo se den la bienvenida

y se digan: siéntate. Come.
Volverás a querer a la extraña que has sido.
Saca el vino. Y el pan. Tu corazón, devuélvelo
a sí misma, a la extraña que te ha amado
toda la vida, a la que ignoraste
por otro, al que te sabe de memoria.
Esas cartas de amor en las estanterías,

quítalas; y las fotos, las notas consternadas.
Corta tu propia imagen del espejo.
Y siéntate. Hoy hay fiesta en tu vida.

sábado, 24 de febrero de 2018

El poder o la fuerza

El Puma  te coloca en la situación de ser el objetivo.  Su medicina contiene lecciones sobre el uso del poder en el liderazgo. Es la capacidad de liderar sin insistir en que los demás te sigan. Es comprender que todos los seres son líderes en potencia a su manera.
 Del Puma, aprenderás a equilibrar el poder, la intención, la fuerza física y la gracia. El gigante felino nunca malgasta energía.
Al asumir el lugar de poder que ofrece el Puma, debes ser consciente de mantener siempre la paz. Sin embargo, nunca podrás hacer feliz a todo el mundo sin mentirte a ti mismo o a los demás. La responsabilidad es únicamente la capacidad de responder ante cualquier situación. El pánico no forma parte de esta Medicina sagrada.