soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

lunes, 27 de febrero de 2012

que es el yoga ?



Esta es una pregunta que sigue haciéndose mucha gente. Una serie de ejercicios físicos con tintes de acrobacia, para unos; una técnica de relajación, para otros… También los hay que, sin haberlo practicado, creen que el Yoga forma parte de una religión dogmática, o lo relacionan con algo misterioso, esotérico, indescifrable…
Desde mi experiencia, puedo afirmar que, para mí, ha sido y es una experiencia integral, profunda y transformadora. A pesar de ejercer de guía, aún me considero una aprendiz, pero la experiencia me ha enseñado que para comprender su esencia debo aproximarme a ella sin expectativas; con respeto, entrega y humildad, y sobre todo: mente abierta, simplemente dispuesta a dejarse sorprender. También tengo la certeza de que estoy ante una experiencia muy personal, la cual conviene que esté desprovista de cuanto diga, juzgue u opine cualquier otra persona. Dicen que uno no tiene que ir en busca del Yoga, sino que es el Yoga el que llega a ti en el momento preciso…
Mucho más allá de modas, vanidades y del culto a la imagen, a años luz de cualquier etiqueta mental o idea preconcebida, el Yoga es un tesoro milenario por descubrir; una gran herramienta de autoconocimiento y aprendizaje con un inequívoco trasfondo de unión cuyo valor puede llegar a ser muy distinto según quien lo practique… Y ése es precisamente su gran valor.
Sobre mis clases…
Soy una practicante cada día mas convencida de las bondades de esta ciencia milenaria para cuerpo, mente y alma, y en el camino, me he formado como maestra de Yoga y continuo buscando ser una maestra integra.
Los grupos pequeños, además de recibir un trato cercano, tienen la oportunidad de aprender a respirar con plenitud, ganando en flexibilidad física y mental, y también sintonizando con la vibración del corazón, soltando poco a poco todo aquello que estorba y ya no se necesita, para irte reencontrando verdaderamente contigo mismo/a.
Las clases se adaptan siempre al nivel de cada alumno, por lo que no se necesita ningún tipo de experiencia previa… Sólo las ganas de probar. Namaste. Liliana posso.…