soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

lunes, 26 de enero de 2009

La Voz del Maestro Zen

 

Yoka Daishi dice, que su religión es la gran sabiduría. Desafortunadamente esta expresión puede ser interpretada de mil maneras, cada uno permaneciendo en sus prejuicios. Yo digo que mi religión es la vida y para que haya menos interpretaciones, voy a precisar unas cosas. Primero religión no significa ligar; se dice en muchos libros que la palabra  religión viene del latino ligare;  religión viene del latino religión  que significa  cuidado, atención, escrúpulo. Entonces lo que propongo es el cuidado, la atención a  la vida, es decir, el cuidado, la atención a cumplir con las posibilidades o potencialidades que la vida ha generado en cada forma humana y en lo que me concierne a mi, en la mía, corporal y mental. Me gustarla que cada uno entienda esta propuesta. Si hacen pasar esta propuesta en prioridad, y se olvidan  de los provechos habitualmente propuestos en el mundo humano, tal vez puedan disfrutar del placer, más sutil que el que se propone con el consumo o las satisfacciones de los sentidos, el placer de responder a la vida. Voy a tomar un ejemplo concreto para que me entiendan mejor. Cuando siembro unas semillas en la huerta, me parece que tengo que darles las mejores condiciones. Entonces es todo un conjunto de cosas: la huerta debería ser bonita, agradable de mirar, dando una impresión estética, que no haya despelote. ¿Por qué? Porque eso refleja una armonía en el todo. Me parece también que si  pongo semillas en la tierra tengo que prepararla para que las reciba, no voy a poner semillas en una tierra "más o menos", que se estima ser suficientemente buena solamente para generar un provecho con menos esfuerzo. No, mi primer provecho es tener la satisfacción de haber hecho las cosas como me parece que son las mejores. Y así en todo. Alguien me pidió hablar del samú. Eso es el samú.

 

Ahora, la práctica de zazen, ¿es para qué? ¿Para ser un buen budista? No me siento ni budista ni otra  cosa, me siento vivo y estando vivo lo que busco es cumplir con las potencialidades del ser humano que soy. Entre estas potencialidades está¡ la capacidad reflexiva, la que tal vez nos puede conducir más  lejos en cumplir con la vida, es decir, darnos cuenta, ver, que estamos condicionados y limitados por este condicionamiento del homo sapiens, condicionamiento del yo que nos hace reaccionar y actuar de una manera que no es adecuada con la vida ahora. ¿Cómo el ser humano puede llegar a matar a otros seres humanos por una búsqueda de provecho? A mi no me cabe que eso es responder a la vida ni responder a cualquier religión que sea, es responder a unos prejuicios, es estar encerrado en unas estupideces. Lo que les propongo aquí es generar, crear las mejores condiciones que podamos encontrar  para que se facilite el descubrimiento de su realidad y de sus potencialidades. Y para eso no voy a seguir ninguna iglesia, ningún dogma, voy a seguir mi experiencia de vida y de práctica y proponer ayudarlos si piensan que lo puedo hacer. Taisen decía: sean fuertes, bellos y libres. No desperdicien sus posibilidades de descubrir lo que el condicionamiento esconde.

 

Rei Tai Lemort, Templo La Tierra, 3:30  a.m. 18 de abril de 2007

 


No hay comentarios: