soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

viernes, 13 de marzo de 2009

Lo importante no es hacer, moverse mucho,


sino saber estar en su sitio, vivir respondiendo.


El hilo no tiene que pretender hacer de mantel,


sino ocupar el lugar que en el conjunto le toca.


Así hace posible el mantel.


Si uno no "inserta su esfuerzo


en la acción divina que en el silencio


empuja la historia",


da palos de ciego, se cansa mucho y se quema.


Su acción no lleva fruto duradero.

Encontrado en la pagina de Ana Maria Slutter. Monja Zen del Zendobetania en España.



2 comentarios:

ana maría - penélope dijo...

Que mensaje tan profundo y bello.
Es una enseñanza de vida.
Es una filosofía profunda.
Hacer la parte que te corresponde, esa es la cuestión.
Ser y permitir que las demás personas sean
y permitir que los demás seres sean.

Alimontero dijo...

Buenísima reflexión!! saber hacer la parte que nos corresponde es la misión de vida... y a veces nos lleva una vida descifrarla...si estamos atentos!
Ser,estar es el desafío, porque generalmente ESTAMOS HACIENDO.. no "siendo"... y para otros, desde fuera de nosotros....El Ser tiene que ver conmigo y mi fuente.
Me ha encantado tu espacio, gracias por estar en mis seguidores...realmente lo aprecio.

Buena semana para tí,

Gracias,
Ali