soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

martes, 25 de mayo de 2010

Decalogo de las madres- zen


La australiana Sarah Napthali, budista practicante y madre de dos niños nos recomienda diversos modos de cultivar el arte de LA PRESENCIA PLENA O ATENCION CONCIENTE, evitando la ansiedad y las preocupaciones. A continuacion las nombro:

1. mientras caminamos, digamos internamente: "estoy caminando" y percibamos el efecto que esto tiene en los pies cuando se levantan y tocan de nuevo el suelo.

2.prestemos atencion a las sensaciones del cuerpo, para advertir si necesitamos corregir la postura, relajar los hombros, soltar la mandibula y relajar el entrecejo.


3. al concentrarnos en cada detalle del trabajo cotidiano -ya sea en la casa o en el lugar de trabajo- evitemos rotularlo como "bueno" o "malo", "fastidioso" o "agradable".


4. decidamos "ser pacientes" y generosos al darnos cuenta de nuestros errores y los de nuestros hijos.


5. en donde nos encontremos percibamos el entorno que nos rodea, los detalles nuevos, los vecinos, las remodelaciones a las construcciones, las flores y nuevas hojas de los viejos arboles de nuestra cuadra o manzana. Celebrando los cambios con nuestros hijos.


6. decidamos observar nuestro proceso mental dandonos cuenta cuando entramos en juicios, analisis y suposiciones.


7. escuchemos atentamente a nuestros hijos, observando sus gestos, sus movimientos atentamente, esperando pacientemente a que terminen de hablar para continuar el dialogo.


8. observemos detenidamente el cuarto de nuestros hijos, su manera particular de colocar los objetos, la ropa, respetando su aparente "desorden". Demonos cuenta como proyectamos nuestros miedos, esperanzas y proyectos en ellos.


9. resistamos el habito de encender el televisor, o iniciar conversaciones sin sentido al estar con ellos, podemos mantenernos juntos en silencio e inmoviles.


10. aprovechemos las oportunidades de reunion con ellos para observar y escuchar detenidamente sus opiniones, su respiracion y su actitud frente a la vida.

No hay comentarios: