soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

viernes, 23 de julio de 2010

la semilla



Semilla es biodiversidad. decenas de miles de variedades de semillas son patrimonio de los habitantes de los pueblos, al servicio de la humanidad, frente a la pretension de reducirlas a solo cultivos comerciales, a simple mercancia, a material para el patentamiento de formas de vida, a medio de dominacion y riqueza a favor de compañias grandes y de laboratorios que alteran la vida natural.



semilla es libertad. nos independiza de las agrotiendas. el hombre y la mujer del campo que no custodia y reproduce las semillas nativas queda a merced de los vendedores de insumos. soy dueño de mis semillas para decidir cuando y donde las siembro, las multiplico, las comparto. Eso es ser libre.
semilla es vida y milagro. ella repite a diario el milagro de la multiplicacion, contiene dentro de si la memoria de muchas vidas, ha dado de comer a mujeres y niños por años.
Semilla es poder. decidir con que me alimento de acuerdo a las tradiciones de mis ancestros, poder escoger mi propio sistema de produccion.
semilla es solidaridad. esta implicito en su origen. es para compartirla y custodiarla con el vecino, con el hambriento, con el desplazado, con el excluido. facilita la construccion colectiva de una sociedad cada vez mas solidaria.
semilla es identidad. es entrega, es cariño, porque asi es como cada ser del campo la planta y la cosecha para el beneficio de su familia y de los que lo rodean.
la semilla nativa es sagrada. no es una mercancia, tiene un don divino otorgado por el cosmos. se reconoce en ella un mandato natural de ser desde la memoria de los tiempos, desde la genesis primaria y divina, como lo reconocen todas las religiones. por tanto no puede ser alterada en su minima esencia.


sembrar, cultivar, cosechar y alimentarnos son actos sagrados

1 comentario:

Luces del Nuevo Amanecer dijo...

Esto es precioso.
Gracias por compartirlo.