soy guia

Si una pequeña palabra mía puede aliviar una vida. Si una pequeña canción mía puede aligerar una carga. Dios me ayude a decir la pequeña palabra y a tomar mi pequeña canción y soltarla en un hermoso valle para que resuene su eco.

efectos...

Creedme si os digo que era un instrumento desafinado.
Me sorprendo de lo que estoy descubriendo:
quien habita dentro de mí.
Zazen me lo está haciendo saber.
"Sencillamente sentarse" extrae los aromas profundos de mi ser.
Soy un sencillo instrumento por donde la vida se asoma.
Mi voz se conjuga con el otro que escucha, que comparte.
tengo el Corazón abierto dispuesto a la plegaria.
Vida qué hermosa eres.
Tanawa

flotando....fluyendo

flotando....fluyendo
En el silencio que no depende de la
ausencia de ruidos,
tiempo y lugar
desaparecen dejando el sabor de una
Presencia, única y entrañable, que
ilumina cada momento.


Ese silencio no necesita ser buscado, sólo
requiere la apertura incondicional nuestra
aceptando la expresión divina que
en ella se manifiesta.

Es como volver a casa
al final de un día agotador y descubrir que
esa calma tan ansiada nos estaba esperando,
que nos recibe llenándonos de sosiego y
paz
tomado del blog: en meditacion

cuando muera

por Thich Nhat Hanh

Palabras de Thay el día de su 86 cumpleaños:
Cuando muera, no quiero que construyáis una estupa y pongáis mis cenizas dentro de ella.
No me gustaría. Es un desperdicio de tierra.
Pero si insistís en construir una estupa, os dejo una linea para inscribir sobre ella:
"No hay nada aquí dentro".
Y si seguís insistiendo, os dejo otra linea más:
"Tampoco hay nada afuera".

COLOMBIA

COLOMBIA

Antes del Zen las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.

Durante el Zen las montañas eran tronos de sabiduría y los árboles eran las voces de la sabiduría.

Después del Zen las montañas son montañas y los árboles son árboles.

Sigue meditando, pero transfórmate en el camino.

siembra

siembra

ATIENDETE

ATIENDETE
ESCUCHA EL SILENCIO

lunes, 5 de septiembre de 2016

claves para el aprendizaje del Yoga

Claves para el aprendizaje de Yoga

La exploración de las propuestas de Yoga, el ajuste en cada postura y, la actitud necesaria para su práctica, proponen el primer reto especialmente a los occidentales: recuperar el contacto con la intuición y la imitación como caminos para el aprendizaje. 


Son muchos los años que hemos pasado entrenando nuestra mente para la lógica y la competencia. En un mundo en el que los sistemas de enseñanza están fundamentados en el rendimiento y la consecucion de objetivos primordialmente economicos, han ido perdiendo fuerza la  dimensión de la ludica, el humor y el “dejarse llevar” hasta llegar a desaparecer por completo de nuestra vida.
Cuando nos proponemos practicar Yoga nos encontramos con una barrera, que es intentar llevar la mente a su mínima expresión o dejar de seguirla y, al mismo tiempo, aprender a  seguir las pautas de acción determinadas por la instructora o guia.

La confianza

El entrenamiento en la competencia nos vuelve muy selectivos a la hora de confiar en otro ser humano. Por supuesto que hay matices, cada vez tambien abundan  mas seres  comprensivos y abiertos, más confiados y menos competitivos, pero, en general, algunos  de los practicantes principiantes de Yoga se predisponen a la recepción de la información, técnicas o propuestas de rutinas  intentando racionalizar primero para decidir luego si ejecutar o  encarar la propuesta del guia.
La desconfianza es una barrera necesaria de superar  para "dejarnos guiar". Es como el ciego que comienza un entrenamiento para poder desplazarse por su propia casa primero y por las calles después; fundamentalmente deberá confiar en la guía de otro hasta que esté preparado para desplazarse por sus propios medios.

La imitación

En nuestras vidas la imitación aparece antes que la racionalización. Un bebé de pocas semanas comienza a observar y a imitar gestos y sonidos, aun sin estar preparado para hacerlos tal cual los ve. Conforme va creciendo desarrolla las capacidades básicas de su propio funcionamiento por imitación; otras, como determinados movimientos o el lenguaje, ya son entrenamiento intelectual.
Ese momento clave en el que comenzamos a reconocer el mundo que nos rodea por primera vez, simplemente percibiendo e imitando, o encontrando nuestros límites para ir desarrollando nuestras capacidades y superarlos naturalmente, es una excelente referencia para llevar al aprendizaje de Yoga.
Con la mente en calma, conscientes de nuestro entorno y de nosotros mismos, siguiendo al guía, muchas veces hablada y otras tantas ejecutada prácticamente, sin crear pensamientos, sin intentar discernir ni reflexionar, la práctica de Yoga se vuelve parte de nuestros movimientos de manera natural.

La no-activación de la mente

Tanto si somos aprendices como si estamos guiando una sesión, debemos tener en cuenta que la transferencia  debe hacerse de manera tal que la mente permanezca en calma.
Las anotaciones, las preguntas y respuestas, la interpretación y la reflexión no son necesarias, estando claramente conscientes de permanecer  en un espacio donde no se mezclen con el momento de la práctica de  asanas, pranayama, etc.
La sesión de Yoga es una disciplina que lleva siglos siendo transmitida directamente de maestros a aprendices o discípulos.
En ese clima, quien guía la clase comparte la experiencia, utiliza todos los recursos para mostrar y acompañar en la realización de cada postura, se mantiene receptiva y, responde más con actos que con largas explicaciones, corrige en los hechos y fomenta la cercanía, la confianza y el silencio mental.

La intuición

Con la confianza como elemento presente y la imitación como forma de sumergirse en la practica, aparece un vértigo y una entrega inevitable, generandose la trascendencia de la razón, tanto para la práctica de Yoga como para cualquier otra actividad que tuviésemos que realizar.
La práctica de Yoga es una invitación a deshacernos, a entregarnos, a que desaparezca el YO, en principio por el lapso de tiempo que dura la sesión. Así como ejercitamos la utilización de la razón para todo, para entrar en profundidad en la dimensión de la práctica debemos ejercitar el dejar de utilizarla.
La intuición nos permitirá saber quiénes somos, dónde estamos y qué hacemos sin necesidad de pensarlo. Con la razón desactivada, podremos practicar sin pensar, dejándonos llevar a la realización de posturas que, al comienzo, podrán parecernos incomodas y molestas, pero que siempre estarán desarmando las estructuras rígidas del cuerpo y de la mente.

Conectar con el niño interior

 Volver a nuestro niño es conectar con ese estado en el que la imitación es la manera de aprender, en el que la confianza está presente, en el que somos capaces de seguir caminos sin definirlos como buenos o malos, es liberar la intuición para transitar la realidad sin interferencias de la mente.
Esta manera de aprender, contraria a las estructuras de los sistemas contemporáneos que llevan siglos en nuestras sociedades, es una de las dimensiones más poderosas que podemos experimentar en una práctica de Yoga verdaderamente transformadora.
Entonces... surgirá gran parte del cambio en el estado de ánimo, en la liberación de límites mentales, en la capacidad de confiar en el otro ya que, al deshacernos de  conceptos adquiridos en la educación formal, modificaremos el paradigma emocional de nuestro Ser, creando una nueva estructura energética y una nueva forma de percibir y percibirnos.
adaptado por Liliana Posso y  algunos aportes tomados de Pablo Rego. profe de yoga.España.

No hay comentarios: